Moverse para sobrevivir - Vibra Entrenamiento Personal
649
post-template-default,single,single-post,postid-649,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-13.1.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Moverse para sobrevivir

En relación a nuestro anterior artículo…

¿Os imagináis que hace millones de años nuestros antepasados no se movieran? Nuestra naturaleza tampoco. La teoría de la evolución dice que los individuos mejor adaptados serían aquellos que sobrevivirían. Durante la evolución del ser humano surgió la inteligencia, y con la inteligencia la pérdida de parte de nuestra naturaleza.

Correr delante de un león o un tigre era una actividad diaria en la sabana africana, al igual que desplazarse grandes distancias día a día o tener que trepar, cargar grandes pesos… actividades todas ellas que conllevaban una intensa actividad física.

A día de hoy, nuestra sociedad carece de esto, hemos creado un entorno que favorece tanto nuestra vida que hemos dejado atrás nuestra propia naturaleza. Fabricamos coches, ascensores, trenes, aviones… de tal manera que sustituimos la maquinaria del cuerpo humano por la maquinaria de engranajes, cables y correas de todos estos aparatos. Y como todo, esto trae consecuencias.

Imaginemos que tenemos un Ferrari pero que no lo utilizamos. Pese a ser un buen coche si no se arranca de vez en cuando acabará deteriorándose y fallando. De la misma manera funciona el ser humano, necesita activar el conjunto de sistemas que lo integran para mantener su funcionalidad.

¿Y qué pasa si esto no se hace? ¿Si no nos movemos para poner en marcha nuestra maquinaria interna? Pasa lo que está ocurriendo en las sociedades occidentales actuales: aumenta el número de enfermedades cardiovasculares, disminuye la capacidad funcional de los individuos, aumenta la pérdida de masa muscular en nuestros mayores…

Sin embargo, pese a ser un responsable importante, la falta de actividad no es la única causante de todos estas nuevas enfermedades. Nuestros antepasados cazaban y recolectaban frutos para alimentarse y nuestros genes se adaptaron para extraer los nutrientes de este tipo de alimentos.

Hoy en día el consumo de ultraprocesados también ha sustituido a la comida que se ha consumido durante millones de años y para la que nuestro cuerpo, muy probablemente, aún no esté preparado.

Siguiendo con el símil del Ferrari, imaginemos que cuando a este le tengamos que echar gasolina, le echamos una de mala calidad, o incluso algún tipo de combustible que este no sea capaz de combustionar. Esta acción dañara el motor de nuestro coche.

En el caso de los humanos nuestro motor es nuestro corazón, aunque, muy probablemente otras estructuras o sistemas se vean también afectados. Con esto se puede seguir explicando la teoría de las nuevas enfermedades del primer mundo.

El ser humano es una especie tremendamente compleja, con una gran capacidad para influir sobre el mundo. Como resultado de su evolución se le ha dotado de inteligencia, permitiendo, de esta manera, que se adapte a los nuevos entornos que el mismo ha creado, sin embargo está por ver si, con la tendencia actual, se cumple la teoría de la evolución y el ser humano, tal y como lo conocemos hoy en día, sigue perviviendo como especie.

Haz del movimiento tu principal medicina!

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email