La importancia del CORE - Vibra Entrenamiento Personal
658
post-template-default,single,single-post,postid-658,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-13.1.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

La importancia del CORE

Uno de los temas más recurrentes en gimnasios, centros deportivos, clubes o, en definitiva, cualquier sitio dónde se practique deporte, es el tema del CORE. Al principio puede que no entendamos este nuevo concepto, en ese caso rápidamente algún compañero nos aclarará que este es el término inglés utilizado para referirse a los abdominales, ¿pero es realmente así?

Es cierto que los músculos abdominales se encuentran dentro del CORE, pero si queremos entender lo que significa realmente este término, debemos abrir más nuestra mente y pensar, más bien que en un solo músculo, en una unidad funcional compuesta por muchos elementos.

Lo primero que hay que entender es el significado de la palabra. Como bien apuntaba el “sabio” del gimnasio, CORE es una palabra de origen inglesa que significa núcleo. Esta traducción nos da una pista muy importante de dónde se va a ubicar nuestro CORE, esto es, en el “núcleo” o región central del cuerpo.

Su ubicación es, precisamente, la que da su importancia a esta unidad funcional. Al estar situada entre las extremidades inferiores y superiores, el CORE cumplirá una importante función de transmisión de fuerzas entre unas y otras. Imaginemos un lanzador de disco, si este tuviese un CORE débil no podría aprovechar de forma adecuada las fuerzas generadas por sus piernas durante los giros, pues este, en el
momento del lanzamiento, cedería.

Por otro lado, dentro del CORE se encuentra ubicada una de las partes de la columna vertebral que, debido a la forma de vida actual, traen más de cabeza a la sociedad occidental: la columna lumbar. En los últimos años esta estructura ha sido sujeto de numerosas dolencias, que pueden ir desde simples dolores a graves hernias discales. El CORE también se encargará de la protección de esta zona (que también pertenece al mismo). La estabilidad que esta región posea, hará de la columna lumbar una zona
enormemente fuerte o, por el contrario, tremendamente frágil.

La siguiente pregunta que ahora se nos planteara podría ser: ¿y que puedo hacer para mejorar la estabilidad y fortaleza de esta zona? Para hallar la respuesta debemos observar quienes son los responsables de estas funciones. Como resultado podríamos encontrar dos tipos de causantes.

Por un lado, nuestra columna lumbar, junto con sus elementos, que soportarán siempre una carga similar. A esta capacidad se le conoce como estabilidad pasiva, y dentro de este grupo nos podemos encontrar vértebras, ligamentos o discos intervertebrales.

Sin embargo, estos elementos por si solos, son insuficientes para soportar las fuerzas generadas en las actividades de la vida diaria. Por este motivo, los músculos aportarán su fuerza en función del contexto. A esto se le conoce como estabilidad activa.

Sí, aquí están los famosos abdominales, sin embargo no son los únicos integrantes. Podríamos decir que los músculos que pertenecen a la región del CORE, son todos aquellos que tengan un origen o inserción en la región abdominal (lo que alarga la lista mucho más).

Su fortalecimiento, tanto para resistir fuerzas como para generarlas, será de suma importancia. Sin embargo, lejos de lo que mucha gente cree, la fuerza que generen estos músculos de forma aislada no asegura un CORE estable. Aquí entra en juego otro factor clave como es la coordinación de todos estos músculos, garantizando así que todos trabajen para un mismo objetivo.

Por esto no vale solo con entrenar estos músculos sin más, sino que hay que entrenarlos pensando en la función que estos van a desempeñar en nuestra vida, bien sea en nuestro deporte, o en nuestro día a día.

Comparte este post
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email